COMUNICACIÓN OFICIAL DEL EMPLEADOR JOSÉ IGNACIO DÍAZ TEJEDO A SU EMPLEADA ESTHER JULIA VALENCIA SOBRE EL NUEVO "PERMISO RETRIBUIDO PARA LOS TRABAJADORES"

Visitante nº contadores de visitas

José Ignacio Díaz Tejedo Esther Julia Valencia

 

Dar al "Play " para lectura de la comunicación.

 

Estimada Esther:

 

Por la presente comunicación electrónica vía página web me pongo en contacto para comunicarte de a partir de el día de hoy lunes 30 de marzo de 2020 quedas oficialmente incluida en el "Permiso retribuido para los trabajadores" que el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros extraordinario celebrado el domingo día 29 de marzo de 2020 y que se extenderá desde hoy 30 de marzo hasta el 9 de abril por el momento y a la espera de que se pueda volver a ampliarse.


Las condiciones de este "Permiso retribuido para los trabajadores", están explicadas con todo detalle en la sección titulada "¿Qué es un permiso retribuido recuperable?".


Si tienes alguna duda o quieres hacerme alguna consulta, aunque sé perfectamente que conoces mi teléfono móvil, así pues, aquí abajo te dejo en la imagen el fijo por si hay problemas en la red Móvil.
Recibe un afectuoso saludo de bien tu amigo, jefe y empleador José Ignacio Díaz Tejedo.

 


NOTA IMPORTANTE: Con la apertura de esta página web adjunta al enlace que te he enviado por Whatsapp, quedas oficialmente informada de tu inclusión en el citado "Permiso retribuido para los trabajadores".

(Clic en la imagen para ampliar DNI)

¿QUÉ ES UN “PERMISO RETRIBUIDO RECUPERABLE”?

Ver vídeo explicativo:

(Ver y/o descargar Bolein Oficial del estado de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19).

El Gobierno ha aprobado una nueva medida para tratar de limitar más los movimientos en España ante la pandemia del coronavirus, un permiso retribuido recuperable entre el lunes 30 de marzo y el jueves 9 de abril.

Desde el Gobierno han explicado que se trata de una figura nueva. Y lo es porque, actualmente, los permisos pagados no se deben recuperar. "Lo que está planteando el Gobierno es más bien una distribución irregular de la jornada", explica a Efe el profesor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Valencia, Daniel Toscani.

- ¿A quién afecta?

A los trabajadores no esenciales que aún siguieran acudiendo a su puesto físico de trabajo.

- ¿Y a quién no?

A todos los considerados esenciales, que, a la espera de conocer el detalle del texto definitivo, van desde toda la cadena de abastecimiento de bienes de primera necesidad, al mantenimiento de transportes públicos y carreteras, fuerzas de seguridad del Estado, Ejército, establecimientos sanitarios, empleadas del hogar, cuidadoras, servicios de telecomunicaciones e información, luz, gas, personal de limpieza de estas empresas, entre otros.

- ¿Cómo sabe un trabajador si el lunes 30 de marzo debe ir a su puesto?

Según el sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, cada empresa debe estudiar si está en uno de los supuestos y deberá informar al trabajador de que se encuentra en esta situación de permiso retribuido recuperable sin perjuicio de que luego la empresa pueda optar por otra medida como un ERTE.

- ¿Qué pasa si la empresa ya tiene en marcha un ERTE?

El permiso no se aplicará a los trabajadores afectados por ERTE, que ya no acuden al trabajo. En los de reducción de jornada, por la parte proporcional que se siguiera trabajando, se tendrá que dar ahora un permiso retribuido recuperable.

- ¿Y qué ocurre con este tiempo de trabajo?

No son unas vacaciones obligadas, expone Toscani, es una bolsa de horas que tendrán que recuperarse y no a costa de tiempo de vacaciones.

La fecha tope para recuperar esos 8 días laborales es el 31 de diciembre de este año y se deberán respetar los límites que establece el Estatuto de los Trabajadores.

Así, esa recuperación de las horas no podrá suponer el incumplimiento de los periodos mínimos de descanso diario (12 horas entre jornada y jornada) ni semanal (1,5 días) ni la superación de la jornada máxima anual prevista en el convenio colectivo que sea de aplicación.

También deberán respetarse los derechos de conciliación de la vida personal, laboral y familiar.

- ¿Cómo se puede recuperar?

El Gobierno ha señalado que hay "un amplio margen" para que empresas y trabajadores puedan llegar a acuerdos pero, pero según señala el asesor laboral en Lefebvre Robert Gutiérrez, puede haber dificultades en algunos casos tanto para los trabajadores como para la empresa.

La forma de hacerlo, explican desde el sindicato de Inspectores de Trabajo, deberá negociarse en un plazo máximo de 7 días y el acuerdo que se alcance regulará la recuperación de todas o de parte de las horas de trabajo y recogerá el preaviso mínimo para los empleados, así como el plazo en el que se recuperará. Si no hay acuerdo, la empresa notificará la decisión.

- ¿Se cobra el mismo salario por esas dos semanas? ¿Las empresas tienen algún ahorro en las cotizaciones?

Sí, los trabajadores quedan exonerados de prestar sus servicios, pero siguen cobrando su salario por la totalidad de la jornada habitual y todos los conceptos retributivos. Y las empresas deben seguir pagando todas las cotizaciones que les corresponden.

- ¿Puede presentar una empresa un ERTE ahora?

Desde el Gobierno han asegurado que sí pero surgen algunas dudas.

"Si el Gobierno ya te obliga a conceder este 'permiso recuperable' puede haber dudas sobre si un ERTE (que es una medida coyuntural) queda justificado a partir de ahora", apunta Gutiérrez.

A la espera del texto definitivo, coincide el abogado y profesor de derecho laboral de la UOC, Pere Vidal, puede ser factible seguir presentando ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de la producción "si bien los ERTE por causas de fuerza mayor quedan prácticamente vetados ya que no existe el 'hecho causante' (imposibilidad de trabajar) en el que justificar la existencia de la fuerza mayor".

- ¿Por qué se apuesta por esta figura?

"Obedece a tratar de parar la avalancha de ERTE por fuerza mayor, evitando que se presenten nuevos, al menos, durante lo que dure esta medida", apunta Vidal.

"Da la sensación de que se ha querido dotar de un ahorro al servicio estatal público de empleo (SEPE) evitando más ERTE y más prestaciones por desempleo", expone Gutiérrez.